¿Tu hijo tiene dificultades a la hora de leer? El método Glifing le ayudara

Muchos de los problemas académicos que tienen los niños sientan sus bases en las dificultades en la lectoescritura. Si no pueden leer con fluidez y tienen que destinar gran parte de sus recursos cognitivos a la lectura, no podrán captar el significado de lo que leen, por lo que aprenderán con mayor lentitud, les resultará difícil entender los contenidos y, obviamente, perderán el interés por el estudio ya que sienten que todo es cuesta arriba. De hecho, ¿sabías que las dificultades de lectura pueden explicar hasta un 40% de los casos de fracaso escolar?

Sin embargo, si los niños aprenden a leer de manera divertida, no solo les facilitaremos el aprendizaje sino que les motivaremos a estudiar. Ese es precisamente uno de los objetivos del método Glifing: entrenar el cerebro en la lectura tomando en cuenta la motivación del niño y protegiendo su autoestima.

¿En qué consiste el método Glifing?

La idea original fue de la psicóloga Montserrat García, quien también es madre de un niño con dislexia. Después de varios años de investigación, diseñó el método Glifing junto con su equipo de Avesedari. Estos profesionales afirman que en tan solo cuatro meses de entrenamiento ya se pueden apreciar mejoras significativas.

El método se basa en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación para enseñarles a los niños a leer de una manera divertida. Está concebido para los pequeños con dificultades en la lectura pero también se puede usar con quienes están aprendiendo a leer. Lo más interesante es que este método no solo mejora la velocidad lectora sino que también tome en cuenta la parte emocional, gracias a unos personajes, Glif y Bet, que acompañan a los niños durante el proceso, le animan, empatizan con ellos y les proporcionan retroalimentación.

En un primer momento se realiza una evaluación en la que se analiza la velocidad, precisión y comprensión lectora. Luego el programa se comunica automáticamente con la plataforma online, donde se procesan los datos de la evaluación y se comparan con los datos estandarizados para la edad del pequeño. Finalmente se obtiene un perfil individual a partir del cual se ajustan las sesiones a las necesidades de cada niño. En la plataforma va quedando registrado todo el proceso, de manera que se puede adaptar en cualquier momento, según los avances y el ritmo de aprendizaje.

De hecho, este método se enmarca dentro de lo que se conoce como “Respuesta a la Intervención” puesto que evalúa constantemente el rendimiento del pequeño. Gracias a esa evaluación continua, el profesional puede cambiar su plan de acción en base a los aspectos en los que ya se han producido mejorías y aquellos en los que aún es necesario seguir trabajando.

Un programa personalizado y divertido

Con este programa los niños pueden entrenar su habilidad lectora junto a sus padres durante 20 minutos, cuatro días a la semana, aunque también es posible acceder a unos de los centros Glifing para entrenar dos días a la semana con un psicólogo, pedagogo o logopeda de referencia.

Lo más interesante es que como se trata de sesiones cortas y lúdicas, no hay espacio para el cansancio o la frustración. El niño encontrará a lo largo del entrenamiento diferentes juegos que le “enganchan”, como juegos para explotar burbujas, carreras de coches o tablas de apareamiento.

A través de este método y con los diferentes juegos se trabajan las siguientes habilidades relacionadas con la lectura:

  • Descodificación grafema-fonema
  • Atención y memoria de trabajo
  • Conciencia fonológica
  • Flexibilidad cognitiva
  • Reconocimiento de palabras
  • Morfología y sintaxis
  • Integración en la lectura de textos
  • Articulación y dicción
  • Comprensión lectora
 

Related posts

Leave a Comment