Cómo evitar que tu hijo se muerda las uñas

El hábito de morderse las uñas suele comenzar en la infancia y, si no se ataja a tiempo, puede acompañar a la persona durante el resto de su vida. De hecho, se estima que el 25% de los niños que se muerden las uñas seguirán haciéndolo al llegar a la adolescencia. En un primer momento, no se trata de un problema alarmante y es probable que desaparezca por sí solo, pero es importante cerciorarse de que no se convierta en un hábito. También es importante descartar que la onicofagia sea…