La importancia de un buen descanso para el crecimiento de los niños.

¿Cuántas horas deben dormir los bebés? ¿Cómo podemos crear un buen ambiente para el descanso? ¿Qué tipo de colchón utilizar?

En esta nueva entrada, desvelamos algunos consejos muy útiles a la hora de contribuir al correcto crecimiento de los más pequeños de la casa.

¿Por qué es importante un buen descanso?

Un buen descanso es importante para las personas en general, y en especial para los bebés y niños.  No solo se trata de dormir un número determinado de horas, sino de hacerlo de la manera adecuada.

Que ese proceso se realice de la manera adecuada es fundamental, porque de él  depende su correcto desarrollo físico, su crecimiento, e incluso su aprendizaje.

El tiempo de descanso diario necesario hasta los 14 años va decreciendo, pero siempre se mantiene por encima de las 8 horas. Desde el nacimiento (donde el actante debe dormir hasta 12 horas) hasta los 3-4 años como mínimo, se recomienda mantener la siesta después de comer.

Durante los años siguientes, se recomienda dormir alrededor de 9 horas diarias, para recuperar toda la energía​ consumida durante las actividades realizadas a lo largo del día (extraescolares incluidas, no hay que olvidarlo), asentar los conocimientos​ aprendidos, y permitir el desarrollo y crecimiento adecuados.

El colchón, clave en el desarrollo de los niños.

Del mismo modo que el suelo es el sustento de una casa y debe resistir el paso del tiempo, el colchón es la superficie sobre la que los niños pasan casi el 40% de su vida diaria.​ Por lo tanto, este debe tener unas características concretas.

Hay que tener en cuenta que tanto el colchón como la ropa de cama deben ser de materiales naturales hipoalergénicos y transpirables​ para que el descanso sea lo más óptimo posible y se respete su salud.

Además, éste no debe ser ni muy duro ni muy blando, para que la postura corporal se adapte bien, y debe encajar perfectamente en la cuna o en el somier.

La elección de un buen colchón puede parecer una tarea complicada, pero es muy importante escoger una buena opción, y hoy en día se puede comprar un colchón online de manera de sencilla y de una gran calidad, o en un punto de venta físico dejándote aconsejar por expertos.

Crear el ambiente correcto, fundamental para un buen descanso.

Es importante entender el proceso de descanso dependiendo de la edad. Así pues, durante los 2-3 primeros años de vida, lo común es dormir muchas horas divididas en intervalos más cortos de tiempo, mientras que a partir de este momento, los intervalos se hacen más largos, pero la frecuencia es menor.

Un ambiente correcto se caracteriza por ofrecer todas las condiciones óptimas para que el descanso sea lo más eficaz posible. Elementos como el ruido (o la ausencia de él, en este caso), la hidratación, o cenar pronto para acostarse habiendo hecho la digestión favorecen la relajación y, por tanto, un mejor sueño.

En épocas donde es más complicado conciliar bien el sueño, debido a cuestiones que no podemos controlar, como temperatura, humedad o ruidos del exterior, hay que intentar contribuir en la medida de lo posible a minimizar el impacto de éstos.

Algunas soluciones, pasar por dar baños relajantes con agua tibia antes de dormir, colocar la cuna en las zonas más frescas y secas de la casa, o ponerle música de cuna a bajo volumen.

Por último, es importante crear una rutina, de modo que el niño comience a asociar determinados momentos con la proximidad de la hora de acostarse. No obstante, hay que tratar de que este momento no se conciba como algo negativo (tener que dejar de ver la tele para ir a dormir, por ejemplo).

Una buena idea, es que los padres compartan momentos con sus hijos en la cama antes de dormir, leyendo un libro, contándoles un cuento, o simplemente hablando sobre sus amigos o el colegio. De este modo, el refuerzo es positivo, y el “irse a dormir” se ve como una actividad más.

 

 

Related posts

Leave a Comment