Educar con sentido del humor potencia el aprendizaje

El buen humor y la risa son las mejores herramientas para educar a los niños. No es casualidad que la sonrisa sea una de las primeras reacciones espontáneas de los bebés para conectar con los demás. El buen humor es tan necesario como las reglas y la disciplina, y se convierte en una excelente herramienta para la vida que ayudará a los pequeños a lidiar con las situaciones difíciles que antes o después tendrán que enfrentar.

El sentido del humor potencia el aprendizaje

La tensión y el estrés son los peores enemigos del aprendizaje ya que afectan la memoria y la capacidad para pensar. El sentido del humor, al contrario, potencia el aprendizaje desde una edad temprana. Un estudio publicado en la revista College Teaching, por ejemplo, comprobó que los estudiantes son capaces de recordar mejor los datos de una clase cuando se intercalan bromas.

Otro estudio publicado en la revista Teaching of Psychology reveló que cuando los profesores insertan bromas en sus clases los estudiantes se sienten más motivados y disfrutan mucho más del aprendizaje. También se ha apreciado que reír desencadena una serie de reacciones a nivel fisiológico que disminuyen las hormonas del estrés, como el cortisol y la epinefrina, lo cual permite mejorar el desempeño académico e incluso obtener mejores calificaciones.

Sin embargo, la risa es una herramienta de aprendizaje que se puede usar más temprano en la vida, a partir de los 18 meses, aproximadamente, que es cuando los bebés comienzan a desarrollar su sentido del humor.

En este sentido, un experimento publicado en la revista Cognition and Emotion demostró que los bebés también aprenden mejor cuando ríen. Estos investigadores intentaron enseñarles a 53 bebés cómo coger un juguete ayudándose de una herramienta. Comprobaron que solo el 25% de los niños en los que no se usó el sentido del humor aprendieron la técnica, mientras que en el grupo de niños que rieron con las bromas del experimentador, el 94% logró imitar con éxito la tarea. Se trata de una diferencia abismal en los resultados del aprendizaje y solo es necesario usar el sentido del humor.

La risa también les ayuda a ser más resilientes

La capacidad para reírse de uno mismo y de las circunstancias también es una de las características que definen a las personas resilientes. Cuando logramos restarle dramatismo a lo que sucede no solo nos estresamos menos sino que los problemas y las adversidades también tendrán un impacto emocional menor. Por eso, enseñarle a tu hijo a enfrentar la vida con una sonrisa en los labios es uno de los mayores regalos que puedes hacerle.

Cuando le enseñas a cultivar el sentido del humor también le estás enseñando a fijarse en los aspectos positivos, a ver los errores desde otra perspectiva y a asumir la vida de una manera más optimista. Así tu hijo será capaz de reconducir las situaciones que de otra manera podrían convertirse en una fuente de tensión y conflictos.

¿Cómo educar con humor a tus hijos?

  1. Menos gritos y más risas. Recuerda que los gritos solo son la expresión de tu incapacidad para gestionar la situación de manera asertiva. Reflexiona antes de actuar y pregúntate si lo que acaba de hacer tu hijo realmente es tan grave. Es probable que no sea para tanto y que incluso hasta resulte simpático. Recuerda que tú eres su ejemplo a imitar, por lo que si reaccionas con sentido del humor, tu pequeño aprenderá a reaccionar de la misma forma.
  2. Hazle reír. Aprovecha cualquier ocasión para hacerle reír. Sorpréndele sacando el niño que llevas dentro, para que tu hijo también conozca tu faceta más divertida, no solo esa cara seria que impone límites y castigos. También puedes aprovechar los juegos, las obras de teatro o las comedias infantiles. Así lograrás que tu hijo sea de risa fácil.
  3. Enséñale a desdramatizar. Es normal que los niños se frustren en determinadas situaciones o que cometan errores y se sientan mal por ellos. Enséñale a desdramatizar, muéstrale cómo centrarse en lo positivo o incluso a reírse de su primera reacción. Así también desarrollarás su tolerancia a la frustración.
 

Related posts

Leave a Comment