¿Cómo cortar las uñas al bebé?

Las uñas de los bebés suelen ser muy frágiles y tienden a romperse de manera irregular, lo cual se debe a que estuvieron inmersas durante mucho tiempo en el líquido amniótico. No es hasta la tercera semana de vida que se vuelven un poco más resistentes. Además, normalmente están muy pegadas a la piel, por lo que si necesitas cortarlas, debes tener mucho cuidado.

¿Cuándo es necesario cortar las uñas al bebé?

Muchas personas aconsejan cortar inmediatamente las uñas al bebé, pero lo cierto es que no siempre es necesario. Algunos bebés tendrán las uñas más largas y otros más cortas, de manera que estas no representarán un problema, al menos durante las primeras semanas.

No obstante, si crecen mucho es conveniente que las recortes un poco, para evitar que el bebé se arañe. De hecho, lo que no es recomendable es mantener al bebé con las manos constantemente cubiertas. El pequeño debe tener las manos libres, a menos que haya mucho frío y sea imprescindible protegerlas. En cualquier caso, lo ideal sería esperar al menos hasta la segunda semana de vida para cortarle las uñas.

Respecto a la frecuencia, también dependerá del ritmo de crecimiento de las uñas. Lo usual es cortar las uñas de las manos una vez a la semana y una vez al mes las de los pies porque estas crecen con mayor lentitud.

¿Cómo cortarle las uñas?

Es importante que tengas cuidado ya que los bebés suelen mover las manos de manera incontrolada. Lo ideal es que aproveches un momento en el que esté relajado, como después del baño. También puedes aprovechar mientras duerme, pero tendrás que tener cuidado ya que si se despierta y hace un movimiento inesperado podrías cortarle.

A medida que el bebé crezca te resultará más difícil cortarle las uñas, por lo que probablemente necesitarás la ayuda de tu pareja. No obstante, es importante que este proceso comience a formar parte de su rutina de aseo, lo cual significa que no debe convertirse en un momento estresante que desencadene el llanto. No es conveniente que fuerces demasiado a tu bebé, si le notas nervioso, es mejor retrasar el momento de cortarle las uñas para que no establezca una asociación negativa.

Tendrás que utilizar unas tijeras o cortaúñas especiales para bebés, que suelen ser más pequeñas que los modelos tradicionales y con las puntas redondeadas, para disminuir el riesgo de que ocurra un accidente. Al cortar, asegúrate de que no queden irregularidades o puntas que después pueden clavarse en la piel cuando comiencen a crecer. Las primeras veces no necesitarás limar las uñas, es conveniente esperar hasta que se endurezcan un poco más. No obstante, puedes aplicarle un poco de crema hidratante para bebés.

Cuando termines, puedes pasarle una gasa entre los dedos, así como revisarle las manos y la ropa para cerciorarte de que no haya quedado ninguna uña suelta. También es un buen momento para que te fijes en el estado de las uñas, en busca de posibles manchas o alteraciones. Lo usual es que las uñas de los bebés tengan un semicírculo blanco en la base y transparenten un color rosado. Si notas una anomalía, será mejor que acudas al pediatra ya que muchos problemas de salud se manifiestan a través de cambios en la apariencia de las uñas.

El crecimiento de las uñas de los pies es más lento

Por último, es importante que sepas que durante los primeros días, quizá te parezca que las uñas de los pies están encarnadas. En realidad, lo que sucede es que no han crecido lo suficiente. Solo debes preocuparte si notas que la piel alrededor de la uña se enrojece o inflama.

 

Related posts

Leave a Comment