Cómo conseguir que los niños coman frutas y verduras

Los hábitos dietéticos de los niños comienzan a formarse desde muy temprano. De hecho, se ha descubierto que los hábitos dietéticos de la madre durante la gestación influyen en el grado de apertura de los bebés a los nuevos alimentos. A los 11 años, los hábitos dietéticos de los niños estarán bastante asentados, por lo que es fundamental introducir una dieta saludable donde estén presentes las frutas y las verduras mucho antes de esa edad, alrededor de los 3 años.

La OMS recomienda el consumo de cinco o más raciones de frutas, verduras y hortalizas al día ya que estas no solo aportan energía sino también una gran cantidad de agua, imprescindible para mantenerse bien hidratados, así como vitaminas, minerales y fibra. Sin embargo, en España el 54% de los niños y adolescentes no consumen de manera regular ni siquiera una pieza de fruta al día.

La situación con las verduras no es mejor, apenas un 3% de los niños y adolescentes las consumen más de una vez al día. Según un estudio realizado en la Universidad de Granada, el principal problema son los glucosinolatos, que les confieren el sabor amargo a las verduras y hacia los cuales los niños son especialmente sensibles.

Prepara un menú variado

¿Cómo incluir en el menú infantil las frutas y verduras?

  • Ten mucha paciencia. Cuando empieces a introducir la dieta sólida, es normal que tu pequeño rechace algunos alimentos. Tendrás que armarte de paciencia y volver a proponérselos al cabo de unos días. La clave del éxito está en la persistencia.
  • Asegúrate de que siempre tenga frutas a mano. En vez de dejar bolsas de patatas fritas y otras chuches a mano, cerciórate de que en casa siempre hay frutas frescas que tu hijo pueda comer cuando tenga hambre.
  • Preséntale los alimentos de manera divertida. A veces los platos entran por los ojos, por lo que una presentación divertida puede animar a tu hijo a probar alimentos que de otra manera se resistiría a comer.
  • Cenad más en familia. Se ha apreciado que cuando los niños comparten cenas en familia son más propensos a aceptar las frutas y verduras, siempre y cuando el resto de los comensales las coman de buena gana. Por eso, es fundamental que eduques con tu ejemplo.
  • Explícale la importancia de comer frutas y verduras. Obligar a los niños a comer un alimento solo creará un precedente negativo, por lo que no es recomendable hacerlo. Sin embargo, puedes explicarle la importancia de las frutas y verduras para su crecimiento y salud.
  • Deja que se divierta con la comida. Se ha demostrado que cuando los niños pueden tocar la comida con sus manos, olerla y hasta jugar con ella, se muestran más dispuestos a probar nuevos sabores y alimentos. Por eso, puedes pedirle que te ayude a preparar diferentes recetas con frutas y verduras.
  • Dale alternativas. Los niños suelen mostrarse renuentes cuando sienten que le están imponiendo algo, por lo que una buena idea consiste en darle alternativas para que sea él mismo quien decida qué quiere comer. Puedes preguntarle, por ejemplo, si quiere una banana o una manzana para merendar. También puedes darle participación en la planificación del menú semanal e incluso llevarlo de compras, para que te ayude a elegir las frutas y verduras que consumiréis a lo largo de la semana.
  • Prepara un menú variado. Hasta las frutas y verduras más deliciosas pueden generar rechazo si se repiten con frecuencia en el menú. Por eso es importante que varíes los alimentos y sus formas de presentación. Puedes aprovechar para incluir las frutas y verduras en recetas que le encantan a tu hijo, de manera que no las rechace.
 

Related posts

Leave a Comment