Cómo actuar si tu hijo tiene un tic nervioso.

A lo largo de la infancia es posible que aparezcan tics nerviosos, ya sea un parpadeo de ojos, un guiño o un movimiento de los hombros. De hecho, se estima que el 20% de los niños desarrolla un tic nervioso, sobre todo entre los 6 y 10 años de edad. En la mayoría de los casos remiten solos, sin necesidad de tratamiento. Sin embargo, aunque los tics no siempre son señal de que existe una dificultad, en otros casos sí pueden esconder un problema más serio en su base.

¿Qué son los tics nerviosos?

Los tics nerviosos son movimientos involuntarios de un pequeño grupo de músculos o vocalizaciones de corta duración. Los tics motores son movimientos bruscos que se repiten con frecuencia, como una mueca, sacudir la cabeza, hacer guiños o parpadear, mientras que los tics vocales implican diferentes sonidos, como carraspear, resoplar o inspirar, aunque también hay tics vocales más complejos, como repetir las últimas palabras de alguien, lo cual se conoce como ecolalia, o decir palabras obscenas, lo cual se denomina coprolalia.

Las causas de los tics nerviosos en la infancia

Los tics nerviosos suelen tener una causa psicológica. De hecho, muchos tics infantiles surgen por imitación, el niño imita el tic de alguien de su entorno cercano o de un personaje con el cual se identifica. También pueden estar causados por la ansiedad ya que funcionan como una especie de válvula de escape para liberar la tensión emocional. De hecho, independientemente de su origen, los tics se agravan en situaciones de estrés, fatiga e irritabilidad. También desaparecen durante el sueño y cuando el niño se siente relajado, aunque hay casos en los que el estado de relajación puede empeorar los tics.

No obstante, también existen factores genéticos y orgánicos que favorecen la aparición de los tics. Por ejemplo, se ha apreciado que las personas con tics podrían tener un exceso de dopamina, un neurotransmisor relacionado con las emociones y algunas de las funciones motoras del organismo. En casos como el Síndrome de la Tourette existe una vulnerabilidad genética, se conoce que el riesgo a desarrollar este problema aumenta cuando uno de los padres lo sufre.

En otros casos los tics pueden ser un síntoma de otro trastorno de base, como un déficit de atención, hiperactividad o un trastorno obsesivo-compulsivo, en cuyo caso el niño también suele tener una serie de rituales.

¿Cómo ayudar al niño?

  1. No reprenderle para que controle el tic. Los tics son involuntarios, por lo que regañar al niño y exigirle que los controle significará añadir una presión adicional. El pequeño se pondrá más nervioso y el tic se agravará.
  2. No castigarle. Castigar al niño por algo que escapa de su control solo servirá para hacer que se sienta culpable e inadecuado. Lo mejor es ignorar el tic y no prestarle atención para que desaparezca solo.
  3. Evitar situaciones estresantes. Dado que el estrés suele empeorar los tics, lo ideal es que converses con tu hijo para aligerar el peso que esté sintiendo. Quizá tiene algún miedo que no te ha confesado, está atravesando por una situación de acoso escolar o las actividades extraescolares le están agobiando.

¿Cuándo preocuparse?

La mayoría de los tics desaparecen tal y como aparecieron, pero es importante consultar a un especialista si esos movimientos o vocalizaciones persisten más allá de un año. También es motivo de preocupación si aumenta su intensidad y/o frecuencia, así como si se añaden nuevas variantes, sobre todo si se trata de tics verbales como la repetición de palabras o decir palabrotas de manera involuntaria.

No obstante, también es conveniente consultar a un psicólogo si los tics han comenzado a causarle molestias al niño o está sufriendo problemas en sus relaciones interpersonales. Otros pequeños pueden convertirle en el centro de las burlas o excluirlo de los juegos y actividades infantiles. En esos casos, la ayuda psicológica puede ayudar al niño a eliminar el tic y evitar que sufra daños en su autoestima.

 

Related posts

One Thought to “Cómo actuar si tu hijo tiene un tic nervioso.”

  1. Zulma

    Tengo un bebe de 8 meses y hace 3 meses sufre de extreñimiento, ya ha tenido muchas citas con el pediatra le han cambiado la leche x la nan , s26 con fort confort normal la novamil ae ,enfamil, le compramos la leche q dan en los hospitales le hemos dado el gua de ciruela, el agua de la avena, papaya, pitaya y ninguna ya le tomamos radiografía y están bien le hicieron un enema x q se taponó y volvió a taponarse yo le hacia los enemas con agua de linaza y no nada vale a hora le formularon leche lacthera hidrolizada mejoro un poco por q las haces eran bolas de leche y ps le volvimos a cambiar la leche x la enfamil confort y se la doy con ciruelax jalea cada 3 días y si hace popo pero no se q contraindicación tenga no se q hacer a demás la leche lachtera ya ni se consigue y es carita

Leave a Comment