7 valores que los niños pueden aprender de los gatos

Si bien es cierto que los perros son excelentes compañeros de juego de los niños, no es menos cierto que los gatos pueden enseñarles grandes lecciones a los pequeños. Su carácter independiente, su tenacidad y su capacidad para disfrutar de la soledad son excelentes ejemplos de comportamiento que convierten a los felinos en excelentes mascotas.

¿Qué puede aportar un gato a la educación infantil?

  1. Ser independientes. Los gatos confían en nosotros para que le demos comida y agua, y agradecen dormir en un sitio calentito y cómodo en casa, pero son muy independientes y necesitan su espacio. Transmiten un mensaje claro: “soy responsable de mi felicidad, me encanta relacionarme contigo pero no dependo completamente de ti. Voy a defender mi espacio y mi individualidad”. Si los niños hacen suyo ese mensaje, desarrollarán una personalidad sólida y se dejarán influenciar menos por el grupo.
  2. El respeto es esencial. Los gatos pasan tiempo en compañía pero también pasan momentos en soledad, tienen un momento para los mimos y otro para la distancia. Cuando les molestamos mientras están durmiendo o comiendo, nos hacen notar que no somos bienvenidos con una actitud indiferente. Por eso, no hay mejor mascota para que los niños aprendan la importancia de respetar los límites de los demás y comprendan la importancia de hacer valer sus derechos.
  3. Vencer el miedo. Una de las lecciones más importantes para la vida que pueden aprender los niños es a vencer el miedo. El miedo no es una emoción negativa, es un indicador de que debemos tener cautela, pero no debemos permitir que nos paralice. Los gatos son un excelente ejemplo de cómo vencer el miedo ya que podemos verlos subidos a sitios muy altos de los que no saben cómo bajar pero finalmente siempre encuentran la mejor manera de hacerlo. Así amplían un poco cada día su zona de confort.

  4. Responsabilidad. Si le vamos dando pequeñas tareas al niño relacionadas con su mascota, estaremos desarrollando el sentido de la responsabilidad. Es cierto que los gatos no demandan tantos cuidados y atenciones como los perros pero podemos pedirle que se encargue de medir la cantidad de comida que necesita la mascota y mantenga el bebedero siempre con agua fresca. No necesita sacar a pasear al gato, pero debe dedicarle tiempo para jugar ya que los felinos necesitan estímulos intelectuales que despierten su curiosidad. Cuando el niño sea mayor, puede encargarse de limpiar el arenero, recoger los juguetes del gato y cepillarle el pelo.
  5. Paciencia. Una de las cualidades más difíciles de desarrollar en un niño es la paciencia, en parte porque cuando son pequeños no comprenden muy bien el concepto de tiempo y también debido a que no han desarrollado por completo los lóbulos prefrontales, encargados de retrasar las gratificaciones. No obstante, el gato les enseñará a ser pacientes. Cuando llegue a casa, aunque el niño quiera jugar, es probable que la mascota se muestre arisca, hasta que se familiarice con la casa y se sienta segura. Luego, dado que normalmente se trata de animales que duermen mucho, el niño también se verá obligado a respetar su ritmo, de manera que aprenderá que para relacionarse con los demás y conseguir lo que uno desea, es necesario ser pacientes.
  6. Amor por los animales. Es difícil que un niño que haya crecido con una mascota no ame los animales. Los gatos se hacen querer y dejan huellas profundas en el alma. Por eso, la convivencia con una mascota es una excelente oportunidad para enseñarle a los niños que los animales también merecen respeto y pueden sufrir igual que nosotros, por lo que no se deben maltratar.
  7. Valorar la soledad. Los niños se aburren con facilidad y no les suele gustar estar solos en su habitación. Sin embargo, tan importante como socializar y jugar, es aprender a disfrutar de momentos de soledad. En esos casos, los gatos son auténticos maestros ya que, a diferencia de los perros, disfrutan enormemente de los ratos en soledad. Es importante hacérselo notar a los niños y animarles a gestionar por sí solos su tiempo libre.
 

Related posts

Leave a Comment