Mom2Mom - ¿Estás a favor del Colecho? ¿Hasta qué edad crees que es recomendable?

¿Estás a favor del Colecho? ¿Hasta qué edad crees que es recomendable?

Primero quisiera presentarme. Soy Patricia y soy madre desde hace casi 3 años de una preciosa niña que vino a este mundo en forma de tsunami. Desde que nació no tengo momento de aburrirme. Soy de la filosofía vive y deja vivir y espero poder colaborar en este espacio y traeros mis aventuras como madre primeriza, siempre dando mi propio punto de vista de las cosas.

Contadme, ¿qué pensáis del colecho? ¿Os gusta? ¿Lo practicáis o pensáis que es una moda?

Depende a quien le preguntes te dirá que le encanta el colecho. Para unos es lo mejor del mundo. Duermen en camas de 2x2 o juntan la cama de matrimonio con camas más pequeñas. Les facilita la vida y el sueño. También hay gente que no le gusta. Que no se siente a gusto, que necesita su espacio.

Hoy vengo a explicaros nuestra propia experiencia con el colecho. Una opinión desde lo más profundo de mi corazón, pues para mí el colecho me ha salvado de noches en vela.

¿Qué es lo que pensamos en casa? Lo primero que pensamos es en que tenemos que tener en cuenta que maternidades hay tantas como madres en el mundo. No hay un manual de instrucciones y lo que haga yo, puede ser, que a otra persona no le vaya nada bien. Pero eso no significa que nuestras maternidades sean mejores o peores que las de otras madres.

En el tema colecho lo tenemos claro. Nosotros colechamos desde que la peque de la casa nació. Al principio con una mini-cuna de colecho, que es una de las mejores compras que he hecho en esta mi primera maternidad (y espero que no la última), a los 7 meses se empezó a quedar pequeña y la pasamos a nuestra cama. Al principio mi marido no estaba muy convencido de que pudiéramos descansar, pero después de unos días, se pasó al lado oscuro del colecho y hoy día dice que no podría dormir sin la peque al lado dando patadas. Porque sí, no es un camino de rosas el colecho, pero nosotros decidimos que nos iba mejor.

¿Por qué nos va mejor el colecho? Lo primero es tenerla cerca. Ella duerme, ahora con casi tres años (solo le queda un mes!!) casi del tirón. Con el calor se puede despertar para pedir agua, pero si no, siempre tiene la teti cerca. Porque sí, también somos de lactancia materna y como podéis comprobar lactancia prolongada. Cuando empecé a trabajar, para mí fue primordial el poder descansar. No me veía levantándome varias veces por la noche, para darle el pecho a mi hija, más bien me veía metida en la cuna con ella. Porque sí, nosotros compramos una habitación con cuna-cama para la peque, que a día de hoy, ni siquiera ha estrenado.

Como digo a nosotros nos va estupendamente. Ahora estamos pensando en acoplar una cama al lado de la nuestra, porque ella sigue creciendo y me parece que no tiene intención, por ahora, de irse a su cama en otra habitación.

¿Qué nos ha acarreado el tema del colecho fuera de la maternidad? Pues nos ha llevado a mil comentarios, mil justificaciones y seguimos, después de casi tres años, teniendo que explicar el porqué de nuestra decisión.

Solo os digo una cosa: No dejéis que la presión social pueda con vuestras decisiones. Si vosotras queréis colechar, hacedlo, si no queréis, no los hagáis. Esto no es una moda. La maternidad no es una moda y como tal, tenemos que ver-saber, que todas tenemos algo que decir.

Cuando estaba embarazada era de las que decía: La peque, cuando tenga, como mucho un año, se irá a dormir sola a su habitación. La gente me aplaudía y me decía que era lo mejor. Pero llegó el día. Nació ese pequeño ser de mi cuerpo y qué queréis que os diga. Toda mi visión cambió. Cambió porque en ese momento era madre. Esa pequeña personita era nuestra responsabilidad y como padres, siempre pensamos en lo mejor para ellos. ¿A qué sí?

Lo mejor es sentirte querida por la persona que quieres. En este caso mi marido y, por descontado, la peque. Pero lo peor es que en la familia me llamen la rara, la hippie. Simplemente por no hacer lo socialmente correcto, por seguir mi instinto.

He tenido que oír que me arrepentiré de mis decisiones. Que estoy criando a una niña dependiente. Que el dormir con nosotros matará nuestro matrimonio. Y esto son las perlas que me suelta la gente que me conoce, mi familia. Ya no os digo nada cuando me preguntan los de fuera, o mejor dicho, cuando me preguntaban. Porque ahora las esquivo, no tengo ganas de tener que estar explicando algo que la gente, de por sí no quiere oír. Que me preguntan qué tal duerme: Perfectamente. Del tirón. Se acabó, no doy más explicaciones. Es lo mejor, ¿no creéis?

SÍGUENOS EN

DESCARGA GRATIS NUESTRA APP

PROYECTO APOYADO POR

VISITA OTROS SITES DEL GRUPO