Mom2Mom - ¿Qué tareas domésticas pueden hacer los niños a cada edad?

¿Qué tareas domésticas pueden hacer los niños a cada edad?

Durante los primeros años de vida, los cuidados de los padres son esenciales para que el niño pueda crecer y desarrollarse en un entorno seguro. Sin embargo, la misión de los progenitores no consiste simplemente en satisfacer todas las necesidades de sus hijos sino también en estimular su autonomía e independencia. Por desgracia, muchos padres no se dan cuenta de que sus hijos han crecido y siguen sobreprotegiéndoles como si fueran bebés. De esta forma terminan sobrecargados de tareas que les generan una dosis de tensión adicional, a la vez que impiden que los niños puedan desarrollar su autonomía y convertirse en personas independientes.

Un niño autónomo es un niño seguro y feliz

Es natural que los padres deseen cuidar a sus hijos y velen por su seguridad y bienestar. No obstante, el exceso de sobreprotección puede tener consecuencias muy negativas en los niños. Darle un poco de libertad e independencia a los peques no significa descuidarlos sino que es una muestra de amor. De hecho, la misión más importante de los padres no consiste en proteger a los niños de los problemas, obstáculos y adversidades que encontrará en el mundo sino prepararles para que sepan cómo lidiar con ellos.

Un niño dependiente de sus padres no es un niño feliz pues se ha quedado atrapado en una etapa anterior de su desarrollo. Ese “rezago psicológico” tendrá grandes repercusiones en su vida. Por ejemplo, se ha apreciado que los niños que suelen ser víctimas del acoso escolar son aquellos más sobreprotegidos, que no han tenido la oportunidad de desarrollar las habilidades sociales acordes a su edad.

En este sentido, María Montessori afirmó: “El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad”. Aunque los beneficios de potenciar la autonomía y la independencia en los niños van mucho más allá:

-       Aumenta la tolerancia a la frustración. Cuando el niño tiene que solucionar los problemas por sí solo, encuentra a su paso obstáculos que debe sortear. Esas barreras le ayudan a desarrollar una mayor tolerancia a la frustración, la cual le servirá para enfrentar las dificultades de la vida y asumir los errores o derrotas sin desmoronarse.

-       Estimula una autoestima sana. Cada vez que el niño pone a prueba sus habilidades y logra avanzar un poco más, su autoestima se consolida. Por eso, los niños independientes suelen tener una autoestima más sólida que los pequeños sobreprotegidos y demasiado mimados.

-       Desarrolla la seguridad y la iniciativa. Un niño al que se le ofrece cierta independencia se sentirá más seguro para explorar el mundo y desarrollar plenamente sus capacidades. Como resultado, ese pequeño será más creativo y no tendrá problemas para tomar la iniciativa en diferentes contextos.

-       Potencia el sentido de la responsabilidad. La autonomía y la independencia son derechos que conllevan ciertas obligaciones, como la responsabilidad. Un niño independiente también debe ser capaz de comprender que sus acciones tienen consecuencias y debe asumir la responsabilidad por sus comportamientos y decisiones.

¿Cómo desarrollar la independencia y autonomía infantil?

Para potenciar la independencia en tus hijos es fundamental que les vayas dando diferentes tareas y responsabilidades acordes a su grado de desarrollo. De hecho, es importante que siempre trabajes dentro de lo que se conoce como “Zona de Desarrollo Próximo”, el espacio entre lo que el niño puede hacer por su cuenta y lo que puede lograr con la ayuda de los adultos. Así podrás estimular sus capacidades sin agobiarle ni generar una frustración o tensión innecesarias.

Una estrategia para desarrollar la independencia y la responsabilidad consiste en darle diferentes tareas en el hogar, de manera que el pequeño también sienta que puede contribuir a la dinámica familiar. Poco a poco también debe comprender que algunas tareas son su responsabilidad.

Es fundamental que no le riñas si no logra hacer las cosas bien a la primera, pero tampoco corras a hacerlas en su lugar. Explícale cómo mejorar su técnica y utiliza el reforzamiento positivo para alabar el esfuerzo realizado.

 

SÍGUENOS EN

DESCARGA GRATIS NUESTRA APP

PROYECTO APOYADO POR

VISITA OTROS SITES DEL GRUPO